Que el estrés no gane esta batalla ¡Vive más relajado!



En el día a día suceden diversos acontecimientos, que dependiendo de la situación, pueden generar diversas reacciones en el ser humano.

Hay veces que hay que afrontar situaciones de la vida con un prisma o un punto de vista muy concreto para poder combatir con eso que llamamos estrés.

¿Pero que es estrés? El estrés es un estado psicológico en el que caemos cuando no tenemos la capacidad de afrontar las situaciones con normalidad. A veces es “un quiero y no puedo” por las circunstancias que nos rodean, por ello debemos de tener la pausa suficiente y la capacidad de reflexionar cual es la mejor solución que podemos darle a ese problema o a esa serie de problemas.

Las terapias naturales contra el estrés están funcionando muy bien en la actualidad: desde el desarrollo personal, hasta la acupuntura, pasando por la hipnosis clínica.

¿Qué pasa cuando caemos en estrés?

Existen algunas formas de saber si padecemos estrés, situaciones que puede que veamos como normales, pero que en realidad no lo son. Es importante localizar estas formas de actuar y ponerles remedio a tiempo.

En ese sentido, los aspectos que pueden caracterizar a una persona con estrés pueden ser:

Acciones aceleradas: Por ejemplo, conducir rápido, andar rápido, impulsos corporales, etc.. son algunos síntomas de estrés. Debemos pararnos a pensar.. ¿Cuál es la causa por la que estamos así? ¿Es evitable? ¿Realmente es tan importante sentirnos así por eso?.

Cambios de humor: Cuando caemos en situaciones de estrés solemos pagarlo con aquellas personas que menos lo merecen. No tenemos la capacidad para reflexionar como actuar y lo hacemos impulsivamente, normalmente con un grado de agresividad y de falta de respeto que puede llegar a causar problemas de convivencia con aquellas personas que nos rodean o con las que tenemos algún tipo de trato. La solución pasa por ser más comprensivos y tener una mayor empatía con el resto.

Desorganización: El estrés a veces anula nuestra capacidad de organización y planificación, y consigue que nos salgan mal las cosas por falta de planificación, o por incumplimiento de dicha planificación por culpa de la aceleración y la ansiedad.

Dificultad para desconectar y disfrutar de la vida: Es un punto importante el darnos cuenta de que somos incapaces de desconectar de nuestras labores diarias y poder disfrutar verdaderamente de aquellas cosas que queremos hacer en la vida. En personas que trabajan en su propia casa esto suele ser un grave problema, porque no conseguimos nunca desconectar de nuestra tareas obligatorias. Cambiar de ambiente o lugar puede ser una buena solución para apaciguar este tipo de estrés.

Depresión: La depresión y el estrés van cogidos de la mano, es difícil detectar de cual es el origen del otro, pero son dos circunstancias o estados psicológicos que suelen darse a la vez como consecuencia del otro. Cuando tenemos depresión debemos de tratar la depresión tratando el foco de dicho estado, solucionando la depresión el estrés suele desaparecer también. Aunque a veces se da la circunstancia de que estrés y depresión tienen diferentes orígenes, y hay que resolver ambos para empezar a salir del abismo.

La principal forma de combatir el estrés es primero reconocer el problema e inmediatamente organizar su vida con actividades sanas que mantengan ocupada su mente enfocándose siempre en los pensamientos positivos y en las cosas que son su razón de ser. 

En ese proceso, la constancia es fundamental, si se quiere estar libre, sano, prospero y armonioso, su mente debe negarse a toda idea que genere tensión, eso se logra enfocándose en las cosas que debe hacer y a continuación debe ponerse en acción para lograr con la perseverancia la motivación desde su mente superior.


Publicar un comentario

0 Comentarios